Hay muchos métodos de aprendizaje y muchas escuelas de pedagogía; pero si hay algo en lo que todos los pedagogos y teóricos del aprendizaje parecen coincidir, es que el juego es no sólo un elemento básico de la vida de los niños, sino que es también la mejor forma de aprender. Todos los mamíferos juegan cuando son pequeños y nosotros no somos una excepción. Aprovechar ese juego natural y necesario en los niños para aprender inglés es algo ideal.

Las escuelas de pedagogía actuales y sus más recientes indicaciones señalan que el juego es vital para el aprendizaje de los niños. Así, el gran reto de un profesor de inglés es cómo llevar al campo del juego el idioma inglés y favorecer así su aprendizaje. Para ello hay muchísimas cosas que se pueden hacer.

Por ejemplo, un juego para que los niños puedan aprender inglés son los videojuegos. Actualmente los videojuegos tienen un precio asequible y hay una gran oferta de ellos en inglés. Entre ellos, no sólo hay juegos específicos para aprender inglés – que resultan muy convenientes – sino que hay juegos “normales” en inglés. De esta última manera, los niños podrán jugar a sus juegos preferidos y estar al mismo tiempo aprendiendo inglés.

La labor pedagógica, además de facilitar el uso de videojuegos en inglés, es hacer que los niños puedan utilizar el inglés durante el juego en el aula y en el recreo. Así, los juegos de los niños en general tienen un concepto bastante simple y la cantidad de palabras que hay que decir es lo suficientemente pequeña como para que sean fácilmente adaptables al inglés.

Con el juego se aprende más que en clase

Además de los videojuegos y los juegos tradicionales de los niños, también están los juegos específicos destinados a aprender vocabulario, gramática o sintaxis. Entre ellos destacan algunos clásicos como “el teléfono roto”, el “tabú” o las adivinanzas. Estos juegos pueden ser más difíciles para un niño que aún no sabe inglés, pero son igualmente divertidos y son en ellos donde se experimenta el mayor grado de mejoría y de avance con el idioma.

Hace falta recordar en todo momento que los niños tienen muy poca capacidad de escucha y les cuesta mucho más que a un adulto mantener la atención, por lo que el aprendizaje a través del juego – cualquiera que sea el juego y su plataforma o soporte – será siempre muchísimo más conveniente para un niño que otro tipo de clases más tradicionales en las que el avance es tedioso y no son pocos los niños que no consiguen los conocimientos precisos y adecuados.

error: