Si estás pensando en aprender inglés o hacer que tus hijos crezcan como personas bilingües debes considerar que no cualquiera puede ayudarlo. Para su proceso de formación idiomática sería ideal contar con el respaldo y acompañamiento de un profesor nativo que sepa dar respuesta a todas las dudas sobre la nueva lengua a adquirir.

¿Quieres aprender a hablar inglés? ¿Has escuchado que hacerlo con un profesor nativo te puede traer grandes resultados? ¡No lo pienses más! Inscríbete en un proceso de formación para que puedas adquirir las destrezas de la lengua inglesa y así convertirte en un profesional de éxito y una persona preparada para afrontar cualquier reto, sin importar las barreras del idioma ni la edad.

Es más que evidente que las academias y centros especializados en la enseñanza del inglés seleccionan a profesores nativos, pero no solo por ser nativos, sino porque también cuentan con la pedagogía y la formación necesaria para enseñar inglés o cualquier idioma. De esta manera se abre un amplio paradigma de crecimiento y desarrollo idiomático para quienes desean incursionar en el mundo de las lenguas.

Profesor nativo, un modelo a seguir

Más allá de algunos estigmas que los puristas de la enseñanza de lenguas extranjeras puedan acuñar, contar con un profesor nativo termina siendo de gran beneficio para el aprendiz de la lengua inglesa, pues su preparador se convierte en su referente, en el modelo a  seguir respecto a factores como la pronunciación o el enriquecimiento del vocabulario; por ejemplo. 

El factor de la fonética es uno de los más fundamentales. El profesor nativo del inglés se convierte en el ejemplo más cercano por lo que la forma de hablar es esencial. Un nativo del inglés tiene la capacidad natural o cultural de producir todas las singularidades fonéticas propias de su idioma, y esto resulta de gran ventaja para el aprendiz de inglés cuya formación debe ser integral, tanto en la gramática como en la fonética.

Más beneficios de contar con un profesor nativo

Pero no todo queda en el factor fonético, pues son muchos otros los beneficios. Otro punto a favor de contar con un profesor nativo radica en el uso correcto de la ortografía propia del nuevo idioma, pues son capaces de identificar cualquier uso incorrecto de la misma. También tienen la capacidad de actualizarse contextualmente, con respecto al uso de modismos o expresiones modernas y no tan modernas.

Además, los profesores nativos son capaces de contar con referencias culturales nativas, lo que lleva a que el proceso de enseñanza/aprendizaje sea mucho más enriquecedor para los estudiantes, quienes contarán con conocimientos más allá de la gramática y la fonética. Por muy simples que sean, los referentes culturales pueden convertirse en puntos de anclaje para el nuevo vocabulario.

El referente cultural es esencial en el proceso de aprendizaje. Nadie mejor que un profesor nativo para adentrarte en la cotidianidad idiomática que estarás adquiriendo. Este tipo de profesores son capaces de emplear métodos propios de su país en las clases dando el debido al entorno cultural y haciendo que los estudiantes se sientan comprometidos y motivas. ¡No lo dudes más! Aprende inglés con un profesor nativo.