Un sabio refrán dice que la perfección está en la práctica, si bien prepararse académicamente para aprender un idioma es el paso correcto, la práctica del mismo, así no sea el idioma oficial de la región donde se aprendió, será la clave para que la fluidez en la memorización y la pronunciación se logren potenciar en menor tiempo. Aprender inglés es un proceso que puede conseguir su perfección desde casa, en paralelo con los cursos disponibles.

Diferentes formas de entretenimiento y esparcimiento serán más que suficiente para que la fluidez el inglés mejore en cortos periodos de tiempo. La clave a la hora de aprender inglés no solo es conocer la parte teórica que revisa todos los componentes de este idioma, sino que además poder empezar a incorporar los elementos gramaticales en el día a día. Leer, escuchar y hablar contenidos fuera de los textos de estudio, será el mejor truco para practicar desde casa.

El entretenimiento para aprender inglés

Empezar a consumir series de televisión, películas o canciones en inglés, es una táctica sencilla y práctica para aprender inglés. En el caso de las series de televisión y películas en idioma original inglés, pero con subtítulos en español, sirven para desarrollar dos destrezas, la lectura rápida y la asociación por pronunciación. Cuando los personajes pronuncian los diálogos, el cerebro lee la traducción, que con suficiente repetición se grabará de manera rápida en la memoria.

Lo ideal es que este tipo de contenidos se conviertan en consumibles con frecuencia, al punto de crear un hábito. No solo leer la traducción al español es ideal para aprender los significados, sino además poder entender las intenciones. La parte gramatical suele ser la más difícil de memorizar. Un buen truco para aprender inglés es ver alguna serie o película en este idioma que toque temas de interés. Por ejemplo, si se trata de un médico que quiere aprender términos técnicos a la par de entretenerse, ver una serie de ficción o real que trate estos temas será de gran utilidad para aprender más rápido.

Lectura y pronunciación diaria para aprender inglés

Lo que parece un gran reto para los que empiezan a aprender inglés, es atreverse a leer un libro completo en inglés. La lectura es una gran herramienta para poder memorizar con mayor capacidad, esto se debe a que la necesidad de entender las palabras sin ningún otro recurso, despertará esa búsqueda de significados. Es permitido usar un diccionario y hacer anotaciones de ser necesario, ya para el final del texto, de seguro todo será mucho más fácil.

Los clubs de lectura y conversación de verano son otras herramientas fuera de las aulas de clase para poder mantener los conocimientos aprendidos en práctica. Aprender inglés solo se puede lograr hablando inglés. Lo correcto no es esperar necesitar hablarlo para empezar a estudiarlo. Si hay alguien en casa o en el grupo inmediato de amigos que hable inglés, se pueden organizar jornadas o encuentros donde la pauta sea hablar solamente inglés, en un lapso de tiempo de manera obligatoria. Para aprender algo solo se necesita ganas y creatividad para lograrlo.