Para los españoles se trata casi de una tradición poder cursar un año escolar fuera de su país, reconociendo que es la mejor forma de aprender y adoptar el inglés, para que en un futuro logre ese chico o chica, una vez convertidos en profesionales, entrar en el mercado laboral con altas valoraciones. Irlanda, ha sido uno de los destinos predilectos para poder cumplir con esta tradición.

Uno de los motivos por los cuales Irlanda se convirtió en uno de los destinos predilectos para aprender inglés es por su ubicación. La cercanía geográfica y el alto flujo de vuelos, es una ventaja inmejorable. Además de ser un destino con el menor coste de vida y en educación. Ni hablar del trato y la bienvenida que hacen sentir a turistas y visitantes como si estuvieran en casa. Un estilo de vida parecido al español pero con otras costumbres, por demás de interesantes.

Sin duda que uno de los alicientes para que tu hija o hijo estudien un año escolar en Irlanda es la riqueza cultural y paisajística de la que estarán rodeados. Hermosas vistas rurales, ciudades con extraordinarias historias y anécdotas épicas y excursiones escolares que harán sentir a los chicos y chicas mucho más despiertos a descubrir un mundo nuevo en otro idioma, haciendo que su fluidez se incremente y se refuerce.

La seguridad es muy importante, y este es uno de los primeros puntos a considerar antes de escoger un destino para que tus hijos estén seguros durante su estadía estudiando inglés. Irlanda es un país pequeño y muy seguro sin lugar a duda. Esto y la receptividad de los irlandeses, para con los extranjeros, apoyando en lo más mínimo a sus visitantes, ha convertido este país en uno de los países más amistosos y con ese poder de bienvenida que es necesario cuando se pisa un nuevo país. Así que interactuar no será nada difícil.

Un destino que compite por su diversidad y alternativas de calidad

Sus paisajes no son el único atractivo para el ocio. La misma riqueza cultural convierte a Irlanda en un destino para explorar. Lejos de tener grandes ciudades como muchas metrópolis en Europa o el resto del mundo, este país pone a disposición una variada gama de actividades de ocio como festivales de música, cine y teatro, que serán imprescindible para acoplarse de lleno, compartiendo experiencias y muchas anécdotas en un año escolar aprendiendo inglés en Irlanda.

Irlanda cuenta con uno de los mejores sistemas educativos de Europa, escoger una escuela será la tarea más difícil, pues existen muchas reconocidas y acreditadas, para la enseñanza del inglés a extranjeros. Para ello debes dejarte asesorar para escoger lo mejor que hará de su aprendizaje en este país, toda una experiencia que difícilmente borraran de su mente, ni hablar de las oportunidades que se les presentaran al dominar el inglés.

Tan importante es la educación como la calidad de vida durante esa estadía de un año escolar en Irlanda, para aprender inglés. Si bien se señaló que el coste de vida es muy económico, es importante recalcar que todos los servicios son óptimos y de excelente calidad. Porque además de una buena formación la experiencia debe ser en todo momento enriquecedora.