Aprender inglés es fundamental para muchísimas cosas. Para viajar, para ver películas extranjeras de Hollywood, para poder leer clásicos de la literatura británica y americana como On the Road o El Señor de los Anillos… Sin embargo, hay un beneficio que se ha estudiado poco y que últimamente los médicos empiezan a señalar: mejorar la memoria.

Mejorar la memoria es muy importante en muchas ocasiones de la vida. Por ejemplo, cuando somos estudiantes, el disponer de una buena memoria nos permite aprender más en más tiempo. Además, quienes tienen una buena memoria pueden plantearse estudiar oposiciones en las que las dotes memorísticas son importantísimas como pueden ser las de notaría, judicatura o magistratura. Aprender inglés puede ayudar mucho.

¿Que cómo puede ayudar el aprender el inglés a mejorar la memoria? Muy fácil. Cuando aprendemos un idioma como el inglés, no sólo tenemos que utilizar una serie de estructuras gramaticales y sintácticas nuevas y diferentes para expresar los mimos conceptos que expresaríamos en nuestra lengua materna; sino que, además, tenemos que aprender una serie de palabras que son nuevas y que no tienen relación alguna con las que conocemos.

Aprender inglés mejora la memoria y previene el althzeimer

Y es que al aprender inglés podemos aplicar una serie de reglas a muchas cosas. Podemos sacar significado de palabras por analogía y si “action” es “acción” es lógico que “educación” se escriba “education”. Sin embargo, muchas veces nos enfrentamos a palabras nuevas y ahí no cabe otra que el mero ejercicio de memoria, de aprender que tal palabra quiere decir tal cosa sin que haya una lógica detrás.

Esto es ampliamente positivo, como hemos comentado, para prepara oposiciones y mejorar la memoria (cosa que nunca está de más). Sin embargo, los científicos han descubierto en los últimos años que aprender inglés (o cualquier otro idioma) a partir de los 50, mejora muchísimo las expectativas que tendremos en el caso de padecer de Althzeimer.

De hecho, las personas que han aprendido o están aprendiendo una lengua extranjera nueva a partir de los 50 son personas que tienen menos riesgo de desarrollar atzheimer y, si lo desarrollan, es mucho más probable que esta enfermedad vaya más lenta y sea menos agresiva que en otras personas que no tienen el hábito de practicar la memoria y que no han decidido aprender inglés.

Por eso, tanto si queremos opositar como si queremos prevenir el altzheimer, aprender inglés es una de las mejores cosas que podemos hacer por nuestra memoria… ¡Y por muchísimas otras cosas más! Y es que el saber no ocupa lugar y menos aún el saber un idioma tan importante internacionalmente como el inglés.

error: COPYING DISABLED!